Untitled Document

Hay que estar alerta
Empiece a preocuparse

- Puede ser sarampión. Si, después de 3 ó 4 días de tos irritativa, catarros, estornudos y conjuntivitis, hace su aparición una erupción en la piel, con manchas bien delimitadas, muchas veces prominentes o abultadas, de color rosa intenso, juntamente con fiebre alta. La erupción suele comenzar detrás de las orejas y el cuello, y luego se extiende hacia la frente, el tronco, el abdomen, los brazos y las piernas. Es característico del sarampión que aparezca una erupción en la mucosa de la boca, cubriendo el interior de las mejillas, formada por puntos blanquecinos rodeados de una zona roja. El sarampión resulta sumamente contagioso. El contagio se produce a través del aire, especialmente por medio de gotitas de saliva que se emiten al toser, hablar o estornudar. La evolución de la enfermedad es generalmente rápida, alcanzándose la curación dentro de los siete días.


- Puede ser rubéola. Si aparece una erupción parecida a la del sarampión, con máculas, pápulas y manchitas puntuales, pero con escaso catarro y fiebre no muy elevada. La erupción comienza en la cara y prosigue hacia el tronco y las extremidades (brazos y piernas); simultáneamente, puede observarse una erupción en el paladar. Además, se produce un aumento del tamaño de los ganglios, en particular los de la nuca y los que están detrás del cuello. El proceso se desarrolla en dos o tres días, con una fiebre que no supera los 38,5º. Es una enfermedad benigna, que no ocasiona complicaciones, salvo cuando la afectada es una mujer embarazada que no padeció la enfermedad y –sobre todo- se halla en los primeros meses de la gestación. En este caso, el bebé puede nacer con graves problemas, como cataratas, malformaciones cardiacas, sordera o deficiencia mental, entre otras enfermedades congénitas o de nacimiento.


- Puede ser varicela. Si aparecen en la piel y en las mucosas, sucesivas erupciones de pequeñas ampollas comos gotas de rocío, de tamaño variable, llenas de un líquido que es claro al comienzo y se va enturbiando dentro de las 24 horas. Estas vesículas son muy frágiles y se rompen con el roce, transformándose en costras dentro del término de 24 ó 36 horas. Las ampollitas comienzan a parecer en el tronco y se extienden luego hacia la cara, el cuero cabelludo y las extremidades. También se encuentran en el interior de los párpados, etc. Cada dos o tres días van apareciendo nuevas ampollitas. Estas se desprenden en no más de siete días y ocasionan un prurito muy intenso que obliga al enfermo a rascarse, aumentando el tamaño de las lastimaduras y el riesgo de que se produzcan infecciones y, posteriormente, quedan cicatrices. Es altamente contagiosa, por lo cual es conveniente aislar al paciente durante dos semanas, hasta que se desprendan todas las costras. Se transmite a través de las gotitas de saliva o por contacto directo.



¡! Puede ser escarlatina. Si aparece una erupción en la piel y en la mucosa de la boca, junto con una angina intensa y con la lengua inicialmente blanca y luego muy roja con el aspecto de una frutilla. La erupción se presenta en forma de pequeñas manchas, muy juntos, de color escarlata que se extienden a toda la piel, en especial las mejillas, el cuello, las axilas y los pliegues, afectando también al paladar y la garganta. Un síntoma característico de la escarlatina es que queda libre de erupción el triángulo formado por la nariz y la boca. Comienza con fiebre alta, dolor de garganta, de estómago y de cabeza, vómitos y cansancio; todos estos síntomas surgen entre 24 y 48 horas antes de la erupción. Esta persiste durante una semana; luego comienzan a parecer escamas en la piel. Esta enfermedad no es muy contagiosa. El contagio se produce a través de gotitas provenientes de la nariz y la boca del enfermo . Se trata específicamente con antibióticos.

¡! Puede ser la “quinta enfermedad” (eritema infeccioso). Si inicialmente se enrojecen en forma intensa las mejillas y luego aparecen pequeñas manchas rosadas en el tronco, los brazos y las piernas. Esta enfermedad no es muy contagiosa y dura un promedio de 11 días.

¡! Puede ser la “sexta enfermedad” (exantema súbito). Si en niños menores de dos años, se produce de repente, sin causa aparente, una fiebre alta que después de tres días cede bruscamente, tras lo cual aparece en el tórax una erupción semejante a la del sarampión o la rubéola. La erupción anuncia el fin de la enfermedad alrededor de 24 horas después.

¡! Puede ser “fiebre ganglionar” (mononucleosis infecciosa). Si se presenta fiebre, gran cansancio, angina y aumento del tamaño de algunos ganglios, del bazo, irritabilidad y exceso de sensibilidad cutánea. Una semana después, suele presentarse una erupción en el tórax, formada por pequeñas manchas o puntos. Sólo puede ser diagnosticada mediante un análisis de sangre. No tiene tratamiento específico, pero se aconseja guardar cama durante los primeros días.